La Tour St JosephDebido a la situación que estamos viviendo por el coronavirus COVID-19, anunciamos a todos nuestros amigos y bienhechores, que en la próxima solemnidad de San José no podremos acoger a los amigos y bienhechores para la celebración de la Eucaristía, como hacemos cada año. Por supuesto, todos ustedes están siempre en nuestras oraciones y más aún en este día tan señalado, encomendando todas las intenciones y necesidades a San José, nuestro querido protector e intercesor.

El 19 de Marzo también es el día del seminario. Esto nos invita a orar por los seminaristas, por los sacerdotes, por un aumento de vocaciones. Este año, devido a la pandemia global, esta jornada ha sido aplazada para el 4º Domingo de Pascua, denominado Domingo del Buen Pastor (3 de mayo).

Porque San José es un PADRE, también celebramos el día del Padre. ¡Felicidades a todos los padres de familia!

San José, con su vida humilde y silenciosa, nos enseña muchas virtudes. San Juan Pablo II escribió sobre San José una Exhortación Apostólica (Redemptoris Custos) que podrá ser de gran ayuda en estos tiempos que estamos viviendo. Aprendamos de él su paciencia, su docilidad y obediencia a la voluntad de Dios.

Para las Hermanitas CIMG1715_2de los Pobres San José ocupa un lugar muy especial. Santa Juana Jugan, fundadora de esta Congregación, lo consideraba como su gran «proveedor», protector y patrón, a través del cual, la Providencia de Dios llegaba siempre a punto; le confiaba todos sus asuntos y preocupaciones. Tenía hacia él una gran devoción y una gran confianza, y en toda circunstancia se esforzaba por comunicar estos mismos sentimientos a las novicias. Tenía una estatuilla del santo que enseñaba a las novicias. Ella, contemplando a San José, jefe y proveedor de la Sagrada Familia, se dirigió a Él con una confianza inquebrantable para obtener el pan para sus pobres.

Esto sigue vivo en cada casa de las Hermanitas de los Pobres. La confianza en la divina Providencia, sabiendo que Dios no abandonará nunca a sus pobres. Los bienhechores son los instrumentos escogidos por Nuestro Señor para dar de comer a todos ellos. Las Hermanitas se dirigen confiadamente a San José para confiarle todas las necesidades e intenciones.

San José, humilde, silencioso, fuerte, pobre, paciente, obrero de Nazaret, es una figura a imitar en nuestro tiempo. Es un ejemplo de todas estas virtudes, no sólo para los padres, sino para todo hombre de buena voluntad. ¡San José, ruega por nosotros!