Por y para los demás

Siguiendo el ejemplo de Juana Jugan, la congregación de las Hermanitas de los Pobres, fundada por ella en 1839, ejerce la misión apostólica que le confía la Iglesia: la hospitalidad con los Ancianos Pobres.

 

Este humilde servicio lo realizan a través de comunidades fraternas internacionales que quieren vivir el espíritu evangélico de humildad, con una inquebrantable confianza en la Providencia de Dios.

 

Las Hermanitas de los Pobres actualizan el gesto de su fundadora: acoger, confortar y cuidar hasta su muerte natural a los ancianos, cualquiera que sea su nacionalidad, respetando su libertad, dignidad y creencias religiosas, y optando por el respeto a la vida, de la que sólo Dios es el dueño.

Encuentros de jóvenes

Infórmate

¡Te esperamos!

SABER MÁS
En la vejez seguirá dando fruto
VER MÁS
Misión

Nuestra misión es ejercer la hospitalidad con los Ancianos necesitados, ofreciendo espacios en los que se promueva, defienda, cuide y celebre la vida, permitiendo también la participación activa de cuantas personas quieran colaborar en nuestra misión.

Visión

Queremos ser para sociedad un referente en el trabajo al servicio desinteresado a favor de los ancianos, testimoniando en medio del mundo el respeto y el valor por la vida hasta su término natural.

Valores

El espíritu de familia que reina en las Hermanitas de los Pobres quiere ser un espacio físico y emocional en el que la persona desarrolla sus valores y capacidades desde la afectividad, el respeto y la autodeterminación.

UNA VIDA ENTREGADA A DIOS
NOTICIAS
ÚLTIMA REVISTA
ÚLTIMO VÍDEO
ÚLTIMAS IMÁGENES