“CUIDEN BIEN A LOS ANCIANOS, PUES ES A JESUS A QUIEN CUIDAN EN ELLOS”

Juana Jugan

ASOCIACION JUANA JUGAN
Al servicio de los Ancianos,
en el espíritu de las Bienaventuranzas,
en colaboración con las Hermanitas de los Pobres.

Compartir el carisma de los Institutos religiosos con los laicos abre hoy “un nuevo capítulo, rico de esperanza, en las relaciones entre las personas consagradas y el laicado”, escribía Juan Pablo II en el 1996.

Aprobada por la Iglesia el 5 de Septiembre 1998, la Asociación Juana Jugan, responde muy bien a esta orientación nueva y esperanzadora. Si la colaboración entre las Hermanitas y los laicos existe desde los orígenes de la Congregación, su concretización bajo esta forma marca un nuevo paso en estas relaciones.

La Asociación ofrece a los laicos, hombres y mujeres, la oportunidad de compartir las riquezas espirituales de las hermanitas de los pobres, de participar en su misión apostólica de hospitalidad hacia los ancianos pobres, y contribuir a la irradiación del carisma de su Fundadora en los lugares donde viven o trabajan.

Juana Jugan consideraba la hospitalidad como un humilde servicio fraterno uniendo en una misma familia a las Hermanitas, los ancianos, y los colaboradores laicos deseosos de servir a Cristo en la persona de sus hermanas y hermanos mayores. La Asociación es una respuesta actual a esta visión profética de Juana Jugan que cuenta actualmente con 2.065 miembros repartidos en nuestras casas por todo el mundo.

asoc1SU ESPÍRITU

Lo Asociados comparten el espíritu de Juana Jugan, que es el de las Bienaventuranzas: espíritu de mansedumbre y humildad, en el servicio alegre y desinteresado a los ancianos, en los cuales reconocen a la persona de Cristo. Animados por este espíritu, quieren contribuir para acogerles, hacerles felices como en una gran familia, acompañarles espiritualmente, respetando sus creencias y rodeándolos hasta el término de sus vidas. Cada Asociado está, pues, llamado a desarrollar en él las actitudes espirituales vividas por Juana Jugan:

  • Fe viva y confianza en la Providencia
  • Amor personal a Cristo, reconocido en las personas mayores
  • Olvido de sí, alegría y espíritu de alabanza.
asoc2LA MISIÓN

Los Asociados participan en la misión apostólica confiada por la Iglesia a las Hermanitas: la hospitalidad para con las personas mayores pobres. Cada uno ofrece el tipo de compromiso y de colaboración al cual se siente llamado, según sus posibilidades y sus obligaciones familiares y/o profesionales.

Las formas de servicio son diversas. Pueden incluir:

  • la participación en las tareas hospitalarias,
  • la animación pastoral, recreativa, cultural,
  • la contribución a la ayuda misionera,
  • el servicio directo en una casa de misión de las Hermanitas;
  • la ofrenda de su oración y de sus sufrimientos por las intenciones de la Congregación.
asoc3COMPROMISO

La Asociación Juana Jugan está abierta hombres y mujeres católicos, mayores de 18 años, deseosos de dar una mayor vitalidad a su fe cristiana y de colaborar a la misión apostólica de las Hermanitas de los Pobres.

Tras un período inicial que comporta un tiempo de formación, el compromiso en la Asociación se sella con una promesa anual, según la siguiente fórmula:

“Ante tí, Señor Jesús, con tu gracia y bajo la protección de la Virgen María, me comprometo en la Asociación Juana Jugan de las Hermanitas de los Pobres, por un año. Prometo servirte con alegría y amor en los Ancianos, siguiendo el ejemplo de humildad y confianza que Juana Jugan nos ha dejado”.