Nuestra familia religiosa, desde sus orígenes, siguiendo el ejemplo de santa Juana Jugan, se esfuerza por vivir como una gran familia congregada en el nombre del Señor. Ésta se extiende en las distintas casas repartidas en 31 países de los cinco continentes. De ahí la necesidad de que la Congregación esté organizada por Provincias por razones geográficas, humanas o apostólicas. De este modo la unidad se mantiene dentro de la diversidad y la complementariedad. En cada una de ellas la Madre Provincial está al frente para asegurar la unidad de corazones y de voluntades coordinando los esfuerzos de todas las comunidades con miras a la obra común que es la realización de nuestra misión en la Iglesia. Este ambiente ayuda a favorecer la fecundidad apostólica de la Congregación en fidelidad a su carisma y hace que cada provincia sea una célula viva.
Hasta hace unos meses la Congregación contaba con 20 provincias eclesiásticas. Fue decidido, debido al cierre de algunas casas motivados en gran parte por una gran sequía de vocaciones, reorganizar las Provincias en Francia y España.
En el país galo, el pasado 30 de noviembre, las 5 existentes hasta entonces (Rennes, Paris, Bordeaux, Lyon/Marseille y Bruxelles/Lille) pasaron a ser tres: Rennes, Paris/Bruxelles y Montpellier.
Pasando ahora a nuestras latitudes, las 26 casas que existen actualmente en España junto con dos situadas en nuestro vecino Portugal, han estado organizadas desde 1898 y hasta el pasado día 30 de Marzo en tres Provincias, a saber: Barcelona, Madrid y Sevilla. Por los motivos arriba mencionados éstas se han fundido en dos provincias: Barcelona-Sevilla y Madrid. De este modo la de Barcelona-Sevilla cuenta ahora con 15 casas situadas en Andalucía, Levante, Cataluña y Baleares. Por su parte, la de Madrid cuenta con 13 casas distribuidas en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Navarra, País Vasco y Portugal.
La casa de Barcelona, situada en la Plaza Tetuán, se vistió de fiesta en la Octava de Pascua para acoger a la Madre General María del Monte Auxiliadora, que se desplazó desde la Bretaña francesa, junto con Sor Catherine Emmanuel, Ecónoma general de la Congregación, para dar comienzo a esta nueva etapa.
Con sincero agradecimiento a las Superioras Provinciales que dejaban su cargo en la Provincia de Barcelona y Sevilla, el día 30 de marzo, la Madre General instaló como Madre Provincial de la nueva provincia Barcelona-Sevilla a Sor Mª Concepción de la Cruz, quien en espíritu de humilde servicio, aceptó esta nueva tarea arropada por la oración de todos en esta gran responsabilidad de velar por las diferentes casas, así como por la animación de las comunidades y la promoción de las nuevas vocaciones a la vida religiosa, secundando así la acción del Espíritu Santo que inspiró a nuestra madre fundadora santa Juana Jugan.
Por tanto fueron días, desde el 29 de marzo al 2 de abril vividos muy intensamente, ya que fueron muchos los encuentros, con Hermanitas de diversas comunidades, Residentes, Empleados, Asociados Juana Jugan, etc. Compartimos con ustedes algunas imágenes que quieren ser expresión de la alegría vivida por todos.