Maria-Madre-de-la-IglesiaPor decisión del Papa Francisco, según dio a conocer la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos el pasado 24 de marzo, el lunes después de Pentecostés de cada año, la Iglesia celebrará, ya a partir de este año, la memoria obligatoria  de la «Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia».
El Cardenal Robert Sarah, como prefecto, firmó el Decreto publicado para la ocasión, donde ordena la celebración y la inscripción de esta nueva memoria en el Calendario Romano General.
En dicho documento el Cardenal guineano comienza afirmando: «La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia.»
En el comentario que el Cardenal Sarah hace para la ocasión, afirma su deseo de que «esta celebración, extendida a toda la Iglesia, recuerde a todos los discípulos que, si queremos crecer y llenarnos del amor de Dios, es necesario fundamentar nuestra vida en tres realidades: la Cruz, la Hostia y la Virgen. Estos son los tres misterios que Dios ha dado al mundo para ordenar, fecundar, y santificar nuestra vida interior y para conducirnos hacia Jesucristo. Son tres misterios para contemplar en silencio».
Junto al Decreto la Congregación sacaba una Notificatio cuya finalidad es aclarar cómo actuar cuando este día coincida con otras celebraciones,
El lunes de Pentecostés, que este año coincide con el 21 de mayo, es un gran día de fiesta  para los almonteños que celebran su Patrona, la bienaventurada Virgen María bajo la advocación del “Rocío”, justo en el 25º aniversario de la visita del Papa San Juan Pablo II a la aldea del Rocío.