JMJ RIO 2013
LA ALEGRIA DE LA FE

Grupo de jovenes en Eugenopolis

Grupo de jóvenes en Eugenópolis

¡Id y haced discípulos a todos los pueblos!

El mes de Julio, en medio de las altas temperaturas que caracterizan el verano español, nuestra mirada y corazones  se volvían a las Américas, más especialmente al inmenso Brasil.
La XVIII Jornada Mundial de la Juventud volvía a realizarse en  América-Latina y ¡con un Papa Argentino! Recibimos el frescor de esta juventud que vive con alegría la Fe en Cristo, el entusiasmo y la ternura del Papa Francisco hacia los jóvenes, pero también los ancianos, los niños, todos los que sufren en este mundo.
Volvamos a saborear estas  inolvidables JMJ. Recordemos algunos de los muchos mensajes de esperanza que el Papa Francisco ha dejado estos días no sólo a los jóvenes, sino también a toda la Igesia y la humanidad entera. Seguiremos el testimonio de tres Hermanitas de los Pobres, que desde Chile se hicieron también peregrinas hacia la ciudad Carioca para escuchar las palabras de Pedro y acompañar esta inmensa muchedumbre venida de todos los rincones del planeta, con el único deseo de encontrarse con Cristo y ser confirmados en la Fe.

Semana Misionera

“Nuestro viaje a  Rio fue precedido por una semana misionera con los Asuncionistas, junto a 22 jóvenes procedentes de Chile, Colombia, Brasil, Estados Unidos, Francia y Bélgica. ¡Por fin llegó el 15 de Julio! En el aeropuerto de Santiago de Chile el ambiente de fiesta se hacía sentir, ya que otros grupos esperaban sus vuelos camino de Rio. Tras hacer escala en Buenos Aires llegamos al destino tan ansiado sobre las 18h00. Multitud de jóvenes de diversos países con sus banderas, cantos y gritos de júbilo nos mostraban que las Jornadas habían comenzado. Después de pasar la noche en una parroquia, la Eucaristía fue el punto de partida del día siguiente. Tras seis horas de autobús, llegamos a nuestro lugar de misión: Eugenópolis, pueblo pequeño perteneciente al Estado de Minas Gerais. De nuevo una acogida maravillosa; por donde pasábamos nos lanzaban globos, serpentinas, etc. Los días siguientes transcurrieron en un ambiente jubiloso y fraterno con las sencillas gentes  de Eugenópolis, encuentros culturales y religiosos, etc… Hemos constatado durante esta semana lo religioso, hospitalario y abierto que es el pueblo brasileño.
Domingo 21 Este día volvíamos de nuevo a Rio, ahora sí, ¡para la vivencia de las JMJ con el Papa! La parroquia Sao Bento, lugar de catequesis en Español para países de América Latina nos acogía; en total éramos unos 1.200 jóvenes repartidos en diferentes lugares: colegios, famílias, etc.
Cristo de CorcovadoLunes 22 El Cristo de Corcovado nos recibia de brazos abiertos mientras a lo largo de la mañana hacíamos un poco de turismo por esta maravillosa ciudad. Nos dirigimos a la Playa de Copacabana y desde allí pudimos seguir en directo la llegada del Santo Padre a través de las pantallas gigantes. Al ver abrirse las puertas del avión, la multitud aplaudía  cantaba: “¡Esta es la juventud del Papa!”
Los que seguimos estos momentos por televisión pudimos comprobar desde el primer momento la calurosa acogida del pueblo Brasileño al Santo Padre Francisco. Recordemos algunas de sus palabras en la ceremonia de bienvenida en los jardines del Palacio de Guanabara: “No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso que se me ha dado: Jesucristo … Cristo tiene confianza en los jóvenes, también los jóvenes tienen confianza en Cristo”.
Martes 23 Para el Papa Francisco éste era un día de descanso y de encuentros personales, pero nosotras muy Juana Jugan en la playa de Copacabanatemprano nos fuimos a la playa de Copacabana para la Misa de Inauguración de las JMJ, presidida por Mons. Orani Joao Tempesta. Por primera vez pudimos instalar nuestra gran pancarta con la imagen de Santa Juana Jugan. Muchos jóvenes se interesaban por conocer su vida.
Miércoles 24 Las catequesis en diversas lenguas comenzaron en este día. Normalmente estas estaban seguidas de un dialogo entre el obispo y los jóvenes y algún testimonio; terminaban con la celebración Eucarística. Estos eran momentos fuertes de encuentro con Cristo y con su Iglesia vividos en la alegria de la Fe. La visita a la feria vocacional fue reservada para la tarde. Estaba situada en un gran parque donde había muchas representaciones culturales, musicales, stands vocacionales y cientos de confesionarios; ¡era emocionante ver a cientos de jóvenes  acercarse al Sacramento de la reconciliación!.
Papa Francisco y la Virgen de Aparecida copiaEste fue un dia intenso para el Papa Francisco. Por la mañana lo vimos lleno de ternura y alegria al ir al Santuario Nossa Senhora da Conceiçao Aparecida. Él mismo lo expresó: “La Iglesia, cuando busca a Cristo, llama siempre a la casa de la Madre y le pide: Muéstranos a Jesús. … hemos venido a llamar a la puerta de la casa de María. Ella nos ha abierto, nos ha hecho entrar y nos muestra a su Hijo. Ahora ella nos pide: “Haced lo que Él os diga”.

Otro santuario, el del sufrimiento humano, fue el que el Papa visitó al final de la tarde de este miércoles. Con sus gestos el Santo Padre quería dejar bien claro que la Iglesia y el Papa están cerca de aquellos que más sufren, no los abandona. Jóvenes hundidos en el mundo de las drogas sintieron el abrazo caluroso del vicario de Cristo en la tierra. Recordemos algunas de sus palabras: “En cada hermano y hermana en dificultad abrazamos la carne de Cristo que sufre. Abrazar, abrazar. Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados, como San Francisco”.
Jueves 25 Seguimos este nuestro viaje a las JMJ entrecruzando el testimonio en directo de las tres hermanitas de Chile, y el mensaje que el Papa nos ha querido dejar con sus gestos y palabras. Nos cuentan las peregrinas: Este día por la mañana, continuamos con las catequesis dadas por un obispo de Honduras. Hermanitas esperando al Papa FranciscoPor la tarde fue la acogida del Santo Padre en la Playa de Copacabana. Por eso bien temprano comenzamos nuestra caminada… y bajo la lluvia, pero en medio de cantos jubilosos, llegamos al destino. Esperamos 4 horas esperanzadas de que el Papa pasaría por ahí, junto a las vallas de contención. Nuestra sorpresa fue grande cuando las cambiaron de posición, ¡y quedamos las últimas! Pero eso no nos impidió en ningún momento participar con gozo a esta fiesta de acogida del Papa Francisco.
Durante el vuelo rumbo a Brasil, el Santo Padre indicó claramente:”Voy a reunirme con los jóvenes, pero en su propio tejido social”. La comunidad de Varginha lo recibía con los brazos abiertos. Sin miedo paseó tranquilamente y contento por medio de esas callejuelas que normalmente son palcFrancisco en Varginha copiao de enfrentamientos armados entre  traficantes y policías. De nuevo abrazó la miseria, la pobreza y escuchó esperanzas, tristezas e ilusiones. El Papa les mostró el Amor que Dios Padre tiene por cada uno. “Es bello estar aquí…Vosotros sabéis acoger. Sabéis compartir, y lo hacéis con amor, mostrando que la verdadera riqueza está en el corazón.”
El Papa Francisco se encontró con sus paisanos, los jóvenes venidos de Argentina. “Quiero lío, quiero lío en las diócesis… Quiero que la Iglesia salga a la calle, nada de instalación, comodidad, de estar encerrados en nosotros mismos.” Y continuó con fuerza pidiéndoles: “cuiden de los extremos del pueblo, que son los ancianos y los jóvenes”.
El Papa Francisco calificó de “inolvidable” la fiesta de acogida que le brindaron este jueves por la noche en la ciudad brasileña de Río de Janeiro cerca de un millón de personas en el primer acto oficial de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud. “¡Qué fiesta de acogida tan inolvidable la de Copacabana! Dios les bendiga a todos ustedes”, afirmó el pontífice.
La playa Carioca nunca se había visto tan poblada. El chirimiri y el frío se hicieron presentes empapando a los peregrinos, pero la lluvia de Gracia y de Misericordia de Dios fue mucho mayor. El Papa animó a los jóvenes: “Quiero daros las gracias por el testimonio de fe que vosotros estáis dando al mundo (…) estáis demostrando que vuestra fe es más fuerte que el frío y la lluvia. ¡Enhorabuena! Vosotros sois verdaderamente grandes héroes”.El Papa Francisco invitaba a los jóvenes a vivir la revolución de la fe, a través de Jesucristo. Siendo Él el centro de sus vidas. Pon Fe, pon Esperanza, pon Amor; ¡pon a Cristo en tu vida!.
Viernes 26 El Via Crucis con el Santo Padre era la gran cita para este día. Después de la catequesis y celebración de la Eucaristía, nos pusimos en marcha hacia la playa de Copacabana. A través de las pantallas pudimos seguir todo bastante bien. Fue un tiempo fuerte de oración y muy emocionante; los jóvenes respetaroVia Crucis JMJ2013 copian muy bien el silencio y el recogimiento.
El rezo del Ángelus (la Hora de María) desde el balcón del palacio Arzobispal, fue ocasión para hablar a los jóvenes una vez más de la familia y más en concreto de los abuelos en esta JMJ. En efecto, la Iglesia celebra cada año el 26 de Julio la fiesta de S. Joaquín y Sta. Ana. Los abuelos, qué importantes son en la vida de la familia para comunicar ese patrimonio de humanidad y de fe que es esencial para toda la sociedad. Qué importante es el encuentro y el diálogo intergeneracional, sobre todo dentro de la familia. Niños y ancianos construyen el futuro de los pueblos.
A las cinco de la tarde los jóvenes recibieron con ilusión al Papa, para seguidamente meditar el camino de la Cruz. A lo largo de las 14 estaciones los participantes se encontraron con los Calvarios de nuestra época. Nadie puede tocar la cruz de Jesús sin dejar en ella algo de sí mismo y sin llevar consigo algo de la cruz de Jesús a la propia vida(…) La cruz de Jesús recorre nuestras calles y carga nuestros miedos, nuestros problemas, nuestros sufrimientos, también los más profundos. Y terminó  lanzando una pregunta desafiante: ¿Me quieres ayudar a llevar la Cruz?

Sábado 27 Teníamos una gran jornada delante de nosotras. En efecto, llegamos a la Catedral de San Sebastián a las 7h, y una multitud esperaba  ya para la Eucaristía que el Santo Padre celebraría durante la mañana y a la que Sor Dora Inés tenía la gracia de participar. Ella se situó en una fila de sacerdotes y religiosos, todos con su billete de entrada y el brazalete, en donde estaba marcado el lugar que debían ocupar. Al salir de la Catedral el Santo Padre pasó al lado de la Hermanita. Sor Dora le dijo: «Santo Padre, las Hermanitas de los Pobres» y el Papa la saludó, le puso la mano sobre la cabeza y la bendijo. ¡Bendito sea Dios!.
El Santo Padre bendijo la familia de las Hermanitas de los Pobres: residentes, hermanitas, colaboradores, bienhechores, … todos estaban presentes en este momento, ¡demos gracias a Dios!
En esta Eucaristía a la que estaban convidados obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas el Santo Padre les dirigió la homilía en Español basándose en tres puntos: llamados por Dios, a anunciar el Evangelio y a promover la cultura del encuentro. Alentó a los participantes a tener siempre presente la llamada del Señor en sus vidas, y responder fielmente. Les exhortó a vivir también la misión:Dios quiere que seamos misioneros donde Él nos pone. Ayudemos a los jóvenes a redescubrir el valor y la alegría de la fe, de ser amados personalmente por Dios. Y continuó: Tened el valor de ir contracorriente, ¡tened coraje! Sed servidores de la comunión y de la cultura del encuentro. Terminó con un último pensamiento hacia la Madre, la Santísima Virgen:…cuando nos hacemos los distraídos, que tenemos muchas cosas, y el sagrario queda abandonado, que María nos lleve de la mano.

Seguimos fielmente la crónica de las hermanitas presentes en medio de estos más de tres millones de jóvenes del mundo entero.
La alegria de la Fe JMJ2013Después de este maravilloso encuentro tuvimos que andar unos 8 km, inmersas en un verdadero mar de peregrinos con un mismo destino: ¡la playa de Copacabana! La lluvia que estuvo presente durante la mañana, dejó espacio por la tarde al sol típico de Rio de Janeiro, alegrando así el corazón de todos. El ambiente de esta caminada era jubiloso, intercalando cantos, rezo del Rosario, agitación de las banderas, intercambio de recuerdos, etc.Adoracion Eucaristica JMJ2013 copia
Éramos unos tres millones y medio de personas reunidas en torno a Cristo para la velada de oración, que comenzó al caer la noche. ¡Qué ambiente tan fervoroso! En el momento de la adoración del Santísimo Sacramento, todos de rodillas en un silencio impresionante; un sentimiento inexplicable nos envolvía. Nada de cansancio, ni ruido, ni nadie a nuestro lado, solamente JESÚS, ¡qué maravilla! Cuando el Papa se retiró, pudimos ver cómo muchos jóvenes se acercaban al Sacramento de la Reconciliación.
La centralidad de Cristo en la Adoración de Stmo. Sacramento fue bien clara esta noche. Francisco exhortó a los jóvenes: El Señor os necesita, (…) hoy os llama. A ti, a ti, a ti, a cada uno. Escuchad en el corazón qué os dice. Digamos junto con María: «Hágase en mí según tu palabra».

Domingo 28 La noche la pasamos allí mismo, con un colchón más blando que los días anteriores, la arena de la playa de Copacabana.
La Eucaristía de envío, que tuvo lugar durante la mañana,   fue hermosa y el recogimiento de los jóvenes llamaba la atención.
«Id y haced discípulos a todos los pueblos» Jesús se dirige a cada uno de vosotros diciendo: «Qué bonito ha sido participar en la JMJ (…) ahora tú debes ir y transmitir esta experiencia a los demás». Jesús te llama a ser discípulo en misión.
Era con estas palabras Id y haced discipulos a todos los pueblosque el Papa Francisco comenzaba la homilía de este último día de las JMJ en Río de Janeiro. El Pontífice les propuso una triple reflexión: Id, sin miedo para servir.
Id, no tengáis miedo de llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales. Y continuó: Evangelizar es servir inclinándose a lavar los pies de nuestros hermanos, como hizo Jesús. Finalizó lanzando este desafío: Jesucristo cuenta con vosotros. La Iglesia cuenta con vosotros. El Papa cuenta con vosotros.
¡La próxima cita será en Cracovia, Polonia, en 2016!
Dejamos este lugar con cierta nostalgia, pero felices de haber vivido esta experiencia y con el deseo de vivir cada uno sus compromisos en la Iglesia.