El 3 de diciembre de este año 2020 se han cumplido los 50 años desde que esta casa-noviciado de las Hermanitas de los Pobres en Los Molinos, en plena Sierra de Guadarrama, veía llegar los ancianos, las hermanitas y las jóvenes novicias que se formaban a la vida religiosa.

Es esta una ocasión bastante propicia para dar gracias a Dios por su presencia y su fidelidad, por su amor infinito y constante, por el don de la vocación, de la fidelidad de tantas hermanitas que a lo largo de estos años se han dejado forjar por el Espíritu Santo para ser verdaderas hijas de Santa Juana Jugan, viviendo en humilde servicio hacia los ancianos más desfavorecidos.

Debido a esta situación pandémica que vivimos, la celebración ha sido muy sencilla. Con la ayuda de varios amigos de la casa y de la Congregación, las hermanitas hemos podido realizar algunos videos que queremos compartir con toda la familia de Santa Jugan Jugan.

Monseñor Carlos Amigo Vallejo presidió la celebración Eucarística, y en su homilía recalcó cómo el Amor no pasa nunca, todo pasa, pero Dios no cambia, no se muda. La caridad, la misericordia hacia quien lo necesita, es la puerta para conocer y vivir la vida en plenitud… Homilía completa (Click aquí)