Jóvenes,

¡sed misión en esta tierra!

Si buscas una forma de marcar la diferencia en el mundo; o un lugar donde ofrecer tu tiempo y talento:

¡Has llegado al sitio cierto! Eres siempre bienvenida/o a nuestras casas porque aportas alegría y nueva vida a los ancianos como ningún otro. Al servir, vas a descubrir la verdad de las palabras de Jesús: «¡Hay más alegría en dar que en recibir!» (Hechos 20,35).

Puedes venir solo o en grupo para:

  • ACOMPAÑAR

    ACOMPAÑAR

    Los ancianos albergan un gran tesoro de experiencias y sabiduría. Puedes acompañarlos dando un paseo, escuchando, pidiendo algún consejo, etc

  • FIESTAS, TEATROS...

    FIESTAS, TEATROS...

    La alegría y espontaneidad de los jóvenes hace bien a los ancianos, que también vivieron esa frescura hace muchos años. Hacer feliz al otro nos hace felices.

  • PROYECTOS VARIOS

    PROYECTOS VARIOS

    Hay otros muchos proyectos en los que participar, como trabajos en el jardín, en la casa, preparar verduras,, etc.

«Nuestra vocación misionera tiene que ver con nuestro servicio a los demás.
Porque nuestra vida en la tierra alcanza su plenitud cuando se convierte en ofrenda.»

¡Me interesa!
OPINIONES